MI VIDA



Empecé en el mundo de la bicicleta sobre los 11 años , antes lo normal con mi bici de paseo y los amigos del barrio o del pueblo dando vueltas y divirtiéndonos a nuestra manera sin pensar que a dia de hoy seguiría disfrutando tanto con una bici y todo esto gracias a mi padre que fue el que nos creo la afición y a mi madre por animarnos en este deporte.
Sobre los 11 años me compraron una bicicleta de carreteras y hacia lo que podía en el club ciclista SEAT ,a ratos me ayudaban y me fueron enseñando a ir encima de la bici y a mantener las distancias con el de adelante e ir por el Arcen con cuidado de los coches.
Fue maravilloso esa libertad ,esas velocidades ,esas compañías ,buenos amigos hicimos, hacíamos marchas, se organizaron algunas competiciones, hacíamos contrarrelojes ,buenos almuerzos,etc.
A los 13 años fuimos a realizar la marcha de Bilbao-Bilbao y fue un dia con muchos recuerdos , también realizábamos las marchas del club de Gracia.
Durante estos años e echo marchas y sobre todo excursiones y salidas con la grupeta .A los 26 años me compre mi primera bicicleta de montaña y en los meses de invierno dejaba aparcada la bici de carretera y coguia la de montaña ,hasta hace 3 años que conocí un grupo de bicicleta de montaña btt Canigo, que me animaron a salir con ellos y la verdad que disfrute como nunca por estos parajes de Collserola,como podía yo imaginar que tan cerca de Barcelona íbamos a tener esta maravilla , sin semáforos, sin coches ,sin camiones ,etc.
A raíz de ese dia e ido combinando las 2 bicicletas y realizando marchas y pasándomelo en grande encima de una bici, dar las gracias a todos mis amigos del CLUB CICLISTA SEAT y a la PENYA BTT CANIGO sin ellos la diversión y el disfrutar no seria lo mismo y en especial a SILVIA,ADRIAN E IKER por entenderme y animarme en los momentos dificiles.

sábado, 13 de marzo de 2010

SALIDA A CASTELLBISBAL

Hoy e salido con la grupeta de SEAT, donde hacia tiempo que no salía con ellos, así que tocaba ir tranquilos y charlando con los amigos, empezamos desde Esplugas , allí es el punto de encuentro , que sorpresa de ver a Pedro , hacia bastante que no coincidíamos, nada mas empezar ya hemos notado el frió, pero por suerte enseguida empezamos a subir por la rabassada, es impresionante las vistas de Barcelona y como de los pre-pirineos se tratara, todavía quedaban restos de nieve en los arcenes, así que una maravilla poder subir un puertecito y ver a los lados la nieve, para que quedara constancia nos hacemos fotito de grupo.



                          Foto de grupo en el alto de la rabassada




              Foto empezando a bajar, con los laterales visibles de nieve.


Bajamos dirección Rubí para luego buscar carretera que nos llevaría a Castellbisbal, nos metemos el bocata en el Casal y para realizar unos poquitos mas de kilómetros, le comento a Sergio de subir hasta el alto de Ullastrell y de vuelta subir la Creu D’Olorde , en definitiva reencuentro con la grupeta, salida tranquila y de charla con los compis.

6 comentarios:

Mosquito Navarro dijo...

Tú no paras nunca amigo... ¿qué tal tu operación de varices?

Parece que jamás te hayas operado, y fue sólo hace unos meses...

Br dijo...

Salida tranquila, sí, pero tus tres puertitos te has "metido".

Bruno

jorge dijo...

Mosquito las varices se reproducen otra vez, asi que caña a las venas.

jorge dijo...

Bruno te aseguro que fui tranquilo y con un buen bocata regado de vino.

Txarly dijo...

Buena salida y con buena grupeta, al final saliste a la misma hora que ellos. Haber que tal te va la semana que viene.
Eso, eso, sobretodo el zumo de uvas que no falte.

Carlos.

Alberto Lázaro dijo...

¡Buena grupeta, sí señor! Esta semana, por mi parte, será tranquila. Me está dando la lata una pequeña tendinitis en la rodilla derecha, pero con un poco de reposo, estaré en Vilafranca. Mañana haré una salida suave con el puerto de Santa Creu hasta el Tibidabo, para ver las sensaciones. ¡A ver que tal en Vilafranca, tengo ganas....! Y, por otro lado, el siguiente domingo, por fin, podré salir con la Penya ya que llevo dos meses sin verlos